Sigo tirando letras

Ana-para-HipMama¡Hola de nuevo!

Luego de mi inhabilitación de Blogger por haber publicado un artículo sobre la nueva visión de la maternidad bajo la mirada de fotógrafas como Elinor Carucci, Ana Casas Broda y Ana Alvarez Errecalde, el cual incluía contenido catalogado como “inapropiado”, aquí estoy de vuelta. A raíz del evento la propia Ana Errecalde escribe en su blog: “Esta censura sobre los cuerpos es para mí sintomático de la altísima tasa de cesáreas (del 80% en el sector privado y el 40% en el público) y de la exhorbitante cantidad de cirugías estéticas (unas 634 cirugías AL DÍA, un total de 231.742 cirugías estéticas durante el  2013!!!!) que se realizan en ese país”.

El asunto de la censura en Venezuela es algo que vivimos cada día, y las redes sociales se han convertido en una vía para poder expresarnos abiertamente. Encontrar censura en las redes sociales es inaudito, no solo para los venezolanos, ya que irónicamente los que se llenan las bocas ofreciendo plataformas para la interacción libre, cuando son los primeros que caen en la hipocresía de ejercer acciones de censura sin siquiera iniciar una investigación o tener un mínimo de criterio sobre lo que es arte, pornografía o simple mal gusto. Soy defensora del libre pensamiento y expresión, por tanto no me sorprende, ni critico a aquellas personas que puedan sentirse ofendidas por ciertos contenidos sensibles. Del mismo modo espero que esas personas respeten mi manera de pensar sobre cualquier aspecto. Pero algo muy diferente es que alguien se sienta ofendido por algún contenido (para lo cual siempre podrá tener filtros en su navegador para bloquearlos), y otra que ejerza una denuncia categorizando lo que para sus ojos es ofensivo cuando podría no serlo para otros, y que para colmo, sobre esa base las plataformas gratuitas, que ofrecen ser la panasea de la comunicación abierta, ejerzan acciones de castigo tan fuertes como eliminar completamente tu perfil.

Ese fue mi caso. Así, sin aviso, ni protesto, un día todas las funcionalidades atadas a Google (correo electrónico, blog, youtube, google+ y más) fueron inhabilitadas para mi uso, como si de una ofensora sexual se tratara. Ya se han interpuesto peticiones de revisión y reconsideración del caso, y también se abrió un foro con las peticiones en el cual uds. pueden participar apoyándolo. Aquí les dejo el link.

Vale decir que independientemente de lo que suceda no seguiré usando la plataforma blogger o blogspot, o ninguna que dependa de una red social con tales restricciones y acciones sobre el contenido, que pueden ser válidas para algunos, pero que violentan mis derechos fundamentales tanto de expresión, como de comunicación e incluso de legítima defensa. Por otro lado, éste mi blog, es mi espacio de libre pensamiento. Si usted no está de acuerdo con algún contenido que aquí tenga a bien leer, está en su derecho también de expresarse y para ello tiene la opción de comentar y decir lo que piense; yo publicaré y le daré espacio. Pero por favor, si siente la necesidad de denunciar (quien sabe ante cualquier instancia esta vez), sepa que es un cobarde que básicamente no defiende sus ideas, sino que actúa bajo la sombra hipócrita de sus creencias.

Les saludo entonces de nuevo y les digo que siempre seguiré tirando letras. Gracias por leer.

Un pensamiento en “Sigo tirando letras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *