Archivo por meses: marzo 2012

Warhol tenía razón

Sunset Boulevard – Hollywood, CA . Ofrendas a Michael Jackson. Fotografía: Arlette Montilla

Hace unos días, mientras me comía una pata de pollo a la broaster, recordé la frase del guión de la película “The Iron Lady” que narra la historia de Margaret Thatcher.  “Antes era importante hacer cosas, ahora es más importante ser alguien”, eso se lo dijo a su psiquiatra años después de renunciar a su cargo como Primer Ministro inglés.

Coincidencialmente, durante los recientes carnavales, en una conversa a la que sólo le faltó el vino, un grupo de opinadores aficionados –  entre ellos yo  – habló de algo parecido. “Hace unas generaciones todo el mundo quería ser médico, abogado, contador, científico y pare de contar. Hoy día es sencillo, lo que quieren es ser famosos, no importa el medio”.

Bien, entonces sin darnos cuenta el cambio es fuerte: “ser famoso” se convirtió en una carrera u oficio. La fama, que antes era producto de un hecho artístico o científico, ahora es el hecho en sí. Entonces vemos que para alcanzar la tan ansiada fama, hoy las redes sociales y esa capacidad que tienen de exponer ante todos aquello que publiques, son la herramienta perfecta. No importa quien eres realmente, o si lo que haces es sobresaliente; es más importante lo que dices o lo que pareces ser. Somos personajes. No es entonces de extrañar que aquellos usuarios que hablan de temas controversiales como sexo, drogas, política, religión, sean los que más seguidores tienen. También están los que hablan de sus cosas más íntimas.  Los trolls (1) son famosos de inmediato porque generan polémica. Todas estas fórmulas funcionan. Da lo mismo ser el más amado, o el más odiado, con tal de no ser ignorado. Nos convertimos entonces en unos pseudo rock stars binarios, con una audencia asegurada.

¿Este tipo de fama es sostenible?, la verdad no me queda claro. Hay quienes dicen que si, porque depende de que tan ágil eres en mantener en interés, aunque el público de internet es exigente y se aburre rápido. Por supuesto, desaparecer y aparecer como un nuevo personaje, siempre será la estrategia perfecta para renovarte, total, nadie sabe quien eres. Hay quienes dicen que no, porque muchos no saben como mantener esa llama encendida, ese interés del público, y se desinflan rápidamente. Lo que sí me queda claro, es que si no tienes una base real (no virtual) y hechos ciertos que sostengan tu fama, poco durará la fiesta.

En fin, encontramos que vivimos en el mundo de la exposición virtual, o más bien de la sobreexposición. Nuestras vidas son un libro abierto y siempre hay gente interesada en ello, así sea por el chisme.  Mi conclusión es que la frase “En el futuro todo el mundo será famoso durante quince minutos”, hoy día tiene más validez que nunca. Lo dijo Andy Warhol, y tenía razón.

Ahora los dejo,  porque hoy me tocó el turno y me voy a disfrutar mis 15 minutos de fama.

(1) Personajes que sólo busca provocar intencionadamente a los usuarios o lectores, creando controversia, y provocando reacciones predecibles, especialmente por parte de usuarios novatos, con fines diversos, desde el simple divertimento hasta interrumpir o desviar los temas de las discusiones.