Archivo por meses: octubre 2006

La cosa pasa más o menos así…


Me despierto en automático, doy un par de vueltas en la cama para espantar el insomnio, cubro mi cara con las sábanas, ahí debjao se siente seguro; abro los ojos en esa semi oscuridad y ahí estás, intacto en mi mente, instalado cómodamente , y ahí viene el vacío en el estómago. Trato de esfumar el hueco que siento con las manos, como si se tratara de una nube de polvo y no funciona. Veo en la mesa el teléfono como si de ahí pudiera sacarte convocando un acto de magia y me siento tonta e inválida por no poder desprenderme de esta necesidad de tu voz a toda hora. Parpadeo y sacudo ese pensamiento. Pienso en si hoy el “mousse-matte” de Maybelline me pondrá piel de photoshop para entrar en tu vida de imágenes digitales. Me rio sola de ese absurdo y pongo un pie en el piso, que – ¡que cosa! – sigue ahí. Pasan los olores del café y la pasta dental; la ducha y el ropero; el tráfico y los semáforos. Y heme aquí escribiéndo haber si encuentro alguna señal de que el día comenzó. Me doy cuenta que extraño tu alma; al cuerpo sólo mándale saludos porque recién lo ví ayer y le pedí que se cuidara. A tu esencia, si la ves, dile que yo sigo aquí, con la esperanza de guía y amándola. Que tengan un buen día.